La custodia compartida

custodia compartida en divorcios en Tenerife

Para hablar de la custodia compartida de los hijos primero tenemos que distinguirla de la patria potestad.

La patria potestad es ese derecho que tienen los padres a adoptar las decisiones importantes respecto a sus hijos, y sólo se le puede retirar a un progenitor en supuestos extremadamente graves, por lo que asuntos como dónde estudiará el niño o si puede abandonar el país en compañía del otro padre se deberían consensuar entre los cónyuges. La guarda y custodia, en cambio, hace referencia a qué padre tendrá en su compañía a sus hijos la mayoría del tiempo, en qué casa vivirán y quién por lo general se ocupará de su alimentación y de hacerse responsable de su absentismo escolar, por poner un caso.

La guarda y custodia hasta hace relativamente poco sólo la podía tener uno de los dos progenitores (tradicionalmente la madre), teniendo el padre (también llamado progenitor no custodio) un derecho de visitas, que normalmente se suele traducir en fines de semana alternos y la mitad de las vacaciones escolares de verano, navidad, semana santa y carnaval. El progenitor no custodio, habida cuenta de que como decimos pasará menos tiempo con los hijos, es obligado a pagar una cantidad de dinero proporcional a sus ingresos y las necesidades de los menores en concepto de pensión de alimentos.

Pero poco a poco se va introduciendo la idea de adoptar como modelo deseable para casos de divorcio la custodia compartida. La idea es sencilla: si ambos padres tienen igualdad de derechos sobre sus hijos, y a la par los niños no debieran asistir al hecho de que uno de sus padres se convierta en una visita de fin de semana alterno, lo lógico sería que los menores pasaran en mismo tiempo con la madre y con el padre, bien en periodos de cada cuatro días alternos, bien semana sí y semana no, o por quincenas. Obviamente no procedería pensión de alimentos, por cuanto los padres compartirían los gastos derivados de la alimentación y techo de sus hijos.

La custodia compartida aún choca con un amplio sector de jueces y fiscales reticentes. En Tenerife, sin ir más lejos, aún se le pregunta al padre por el nombre del pedriatra de sus hijos para intentar averiguar si tienen costumbre de ocuparse de ellos (a las madres no se les pregunta), y existe una tendencia a considerar a la madre como más apta para hacerse cargo de los mismos aún antes de que el juicio empiece. Por otro lado, también es cierto que es más frecuente que los hombres aleguen falta de tiempo para asumir la custodia de sus hijos a que lo hagan las madres. En cualquier caso, en FM Abogados Tenerife consideramos que no se ha de prejuzgar e ir al caso concreto, ya que en nuestros más de veinte años de experiencia como abogados de divorcio hemos conocido padres y madres estupendos y abnegados a los que no se debería privar de la compañía de sus hijos, con independencia de que su relación sentimental con su pareja haya acabado en divorcio.

Comments are closed.